Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 20 de septiembre de 2010

Sin Mapa


ilustración de http://smconner-acreativelife.blogspot.mx/2012/05/ps-there-is-no-map.html
El despertador timbra a las 6 de la mañana, y como soy complaciente me doy una programada segunda oportunidad a las 6:15, no se, me satisface la idea de escucharlo y ser indolente, en el fondo se que sonara de nuevo, me despojo de mi almohada, de mis tibias sabanas, de Morfeo y salgo al mundo, a esa batalla campal que representa el reto de sobrevivir un día mas esta jungla que construimos aconsejados por Maquiavelo seguramente, aun domina en el ambiente el susurro del silencio, el café no se hace esperar, adoro el aroma de las mañanas, pero a medida que pasan los minutos se empieza a llenar de todo, de ruidos, de voces, de impaciencias, los ajetreos, los sonidos urbanos que amordazan la calma y enfrían las pasiones, así pues nos subimos en el tren del mundo que nos labramos, ese que todos anhelamos, un buen trabajo, una casa amplia y confortable, llena de cositas decorativas, colores de moda, ropa de moda, comida de moda, valores de moda, todo en detrimento del ocio, el mal visto y poco socorrido ocio, pues hoy en día es mas un pecado que una bondad. Un día para variar y no es que yo entre en indiscreciones pero mi marido y yo nos dábamos hasta con el satén, ese día no lo olvido, el desdichado me tiro en la cara varios billetitos y me dijo que esperaba no volverme a ver, yo como magdalena, pero italiana, arme un escándalo, lloré, patalié, subí a mis dos angelitos casi adolescentes al auto, algo de ropa y me marche, en ese tiempo el susodicho cumplía con un contrato en gringolandia, razón por las que ya teníamos casi un año añorando unos buenos tacos, panuchos, pozoles, barbacoa que por ciento estos güeros confunden con unos trozos de costilla grasienta y agridulce, partimos, mis dramas, mi auto, mis chamacos y yo, en vez de tomar rumbo al sur, de vuelta a casa, que se me pasa el empacho y que se nos ocurre agarrar camino, a San Francisco, no lo conocíamos así es que tenia que bajarme el coraje digo yo, así nos aventuramos 5 inolvidables días, sin reloj, ni brújula, ni mapa, ni horario y por cierto, tampoco mucha plata, pasamos por pueblos, valles, ciudades, carreteras, gasolineras, nos contábamos historias, cuentos, chistes, cantábamos, comíamos, sano una vez y muy insano otras 5, sin contar calorías, vitaminas o leer instructivos, nos peinábamos por la mañana pero a las 3 horas teníamos el cabello alborotado por el viento, la moda era estar cómodos, frescos, la bebida cualquier refresco, entre mas dulce, mejor, aun recuerdo Sacramento, ya era domingo, mi cadera no estaba tan contenta como mis ojos o mi boca que no paraba de estirarse de oreja a oreja, caminamos hasta donde parecía habría algún evento, y de pronto empieza la música, gente de todas partes… era un desfile gay… ¿por que no hacemos desfiles heterosexuales pregunto mi hijo menor, el sabio un año más grande, respondió: por que es como ser adulto, aburrido, preocupado, siempre correcto. Y ahí estábamos los tres insensatos peregrinos, con la ropa arrugada, y la mirada lejana, ellos mas bien divertidos y yo, con ganas de no salir nunca de ese desfile, de ese viaje y de esa aventura que se grabó en las pupilas, en el alma y en la mente de los tres, el susodicho, nos alcanzó en el camino y concluimos un viaje maravilloso, ahora en casa hay menos adornos, la ropa, los autos, la casa son lo que siempre debieron haber sido y un segundo antes de darnos con el satén, de gritar, de estallar, de caer en las garras de este mundito, tomamos el auto, un peine, una gorra, botella de agua y nos lanzamos al viento, a donde apunte la chancla, con o sin dinero. Continuara…



Publicado en: Revista Mujeres (Oaxaca) 
 Autor. Adriana L. Molina-Enriquez Rosales



3 comentarios:

  1. a quién le interesan los problemas con el susodicho...jajaj

    ResponderEliminar
  2. jajajajja a todos aquellos que se entretienen unos minutos leyendo una historia sencilla, que no pretenden ventilar historias con susodichos, si no despertar la sensibilidad del buen lector y su capacidad de entender las entrelineas. Muchas gracias por leerme.

    Adriana Molina E.

    ResponderEliminar
  3. jajajajaja, Tu problema es personal me queda claro, y como siempre me alaga. No tengo tiempo para atender comentarios cobardes, vulgares y haraganes sin nombre ni apellido, pero hay una frase ad hoc que ha acompañado mi feliz vida.... "SI LOS PERROS LADRAN ES QUE VAMOS AVANZANDO"

    ResponderEliminar

Tus Comentarios son muy importantes para mi